Inicio » La Denominación de Origen » Historia. La comarca de Antequera y su Denominación de Origen Protegida

Historia. La Comarca de Antequera y su Denominación de Origen Protegida

La Denominación de Origen de la comarca de Antequera protege los aceites vírgenes extras producidos en el norte de la provincia de Málaga, coincidiendo con una comarca muy feraz en la producción de aceite de excelente calidad, lo que le ha valido el reconocimiento con numerosos premios conseguidos, que a su vez le han dado un nombre que hay que proteger.

En ese sentido, en el año 2000, desde la mayor agrupación de olivareros de la comarca, el Grupo Dcoop (cooperativa que reúne más de 100 almazaras, 75.000 agricultores y que produce el 90% de la producción aceitera de la comarca) inició los trámites para la constitución.
La denominación de origen protegida para los aceites de oliva vírgenes extras de "Antequera", es la primera de la provincia de Málaga.

La Comarca de Antequera y su D.O.P.

Fueron los fenicios los que introdujeron el cultivo del olivo en el Mediterráneo occidental hará unos 3.000 años. Pero fue en la época de los romanos cuando el olivo se convirtió en uno de los principales cultivos de la Bética -la actual Andalucía- y desde aquí se exportaba aceite por todos los confines del Imperio Romano. De hecho, el oleum de esta rica región olivífera se transportaba en ánforas olearias que llevaban inscritos los tituli picti o grabaciones que indicaban el origen, el titular y la cantidad de aceite, es decir, una primera trazabilidad que servía para pagar un impuesto por el comercio de aceite.

Precisamente un ánfora olearia de este tipo, con una A circunscrita en su interior será el símbolo de la denominación de origen Antequera, porque esta comarca era gran productora de aceite hace 2.000 años como lo atestiguan la cuarentena de yacimientos arqueológicos de molinos romanos que salpican estas tierras. Uno de ellos, el conocido molino de La Quinta (s.I-V d.C) se expone en el Museo Dcoop y de él se conservan la sala de prensado (torcularium), la piedra de contrapeso y el trujal (labrum). Este molino de tipo cabestrante es el reflejo de una técnica de extracción por presión, que no evolucionó prácticamente hasta los años setenta del siglo XX cuando en la oleotecnia evolucionó hacia el sistema continuo con las centrifugadoras. En este molino romano aparecieron además unos huesos de aceituna fosilizados que vienen a ser los antecesores de la actual variedad hojiblanca, según un estudio de la Universidad de Córdoba.
La época de presencia musulmana supone adentrarse en una época oscura puesto que no se conservan vestigios de almazaras en esta comarca, pero sí se sabe que aquellas gentes investigaron mucho con las variedades de olivo como buenos agrónomos que eran y que nos dejaron un importante legado en el idioma, empezando por aceite, aceituna o almazara, palabras de raíz árabe.

 

© 2010 - D.O.P. Antequera. Ctra de Córdoba, s/n. Apdo 88. 29200 Antequera, Málaga (Spain). Tel: (+34) 952 841 451. Fax: (+34) 952 840 359    Aviso Legal